03 julio, 2014

Graduación de la XI promoción del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda

- La lección magistral corrió a cargo de Carlos Delso, director general de Joyería Suárez

El 28 de junio de 2014 se graduaron los 46 alumnos de la XI promoción del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda de ISEM Fashion Business School. El acto tuvo lugar en la sede madrileña del IESE Business School y estuvo presidido por Pilar Lostao, vicerrectora de Relaciones Internacionales de la Universidad de Navarra; y por Carlos Delso, director general de Joyería Suárez, quien impartió la lección magistral, que versó sobre el mercado del lujo.

Alumnos de la XI promoción del Executive Fashion MBA
Teresa Sádaba, directora de ISEM Fashion Business School, pronunció el discurso de despedida para la XI promoción.




Discurso de Teresa Sádaba, directora de ISEM Fashion Business School


Excelentísima vicerrectora, autoridades, profesores, alumnos, familiares y amigos:

Hace apenas unas horas terminábamos el Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda con la presentación de los proyectos de consultoría. Me comentaba uno de los miembros del tribunal que estaba orgulloso de cómo habíais resuelto, con profesionalidad y eficacia, los diversos desafíos que se os habían planteado, y que cómo se notaba que un año de aprendizaje concentrado da sus frutos.

Desde ISEM, también os miramos con el orgullo de quien se siente participe de vuestras vidas en este momento y estamos seguros de que todavía quedan muchos frutos por llegar.

Decía un rector de la Universidad de Navarra que lo que en la Universidad se aprende y se enseña es que hay que hacer fructificar los propios talentos y cualidades en servicio de las personas que se cruzan en nuestras vidas. No hacemos esto con el propósito de acumular títulos o trofeos en una estantería, sino con el afán de hacer bien las cosas para ayudar más a todos los que nos necesitan. Saber más para servir mejor. Era su lema.

¿Cómo poner el conocimiento adquirido durante este curso al servicio de los demás? El gran modisto Cristóbal Balenciaga nos aporta una idea interesante: decía que prefería el prestigio a la fama. El prestigio queda, la fama es esfímera. El prestigio lo da el trabajo bien hecho; la fama se atribuye a factores a veces externos a uno mismo.

Trabajar bien era su receta para un sector que, como sabéis, tiene una característica definitoria: el de un negocio que trata sobre identidad y creación.

Unas pinceladas sobre estos rasgos distintivos:

Según un informe de la Comisión Europea publicado recientemente, la moda es uno de los sectores  más vibrantes y creativos de Europa. El informe aporta algunos datos significativos: más de 5 millones de empleos directos en toda la cadena de valor; 850.000 empresas; y una contribución importante a la economía europea con un volumen de negocio anual de 525 billones de €. En España, el sector aporta el 4% del PIB y contamos con un el tejido empresarial más importante de la UE, con un total de 6.843 empresas, de las cuales 6776 son empresas pequeñas.

Más allá de esta importancia por volumen, el negocio de la moda adquiere una significación especial por la velocidad en la que siempre está inmerso. La propia dinámica del sector (temporadas, cambios en la oferta, etc.) obliga a una adaptación rápida que hace siempre que la industria se encuentre en la vanguardia de las transformaciones.

Delay afirmaba por eso que la moda es un magnífico lugar desde el cual analizar lo contemporáneo. Y así concebía su trabajo una de las grandes: Coco Chanel, consciente de que trabajaba como ella decía “a favor de una sociedad nueva”. 

Y en nuestra nueva sociedad, convulsa, envuelta en una crisis no sólo económica e inmersa e una revolución tecnológica, se necesitan más que nunca profesionales bien formados y que trabajen muy bien.

La moda, como expresión de identidad personal y social, requiere de personas que comprendan la entidad y hondura de su trabajo, las implicaciones de sus decisiones y la capacidad transformadora. Saber más para servir mejor.

Estamos seguros de que sabréis responder así a los nuevos retos que se os planteen a partir de hoy.

Por el momento, dedicaros a las dos tareas más importantes que se os avecinan: la primera, la de descansar un poco. Dejad los casos y proyectos reposar, ya tendréis tiempo de releerlos en otro momento; la segunda y más importante, devolver con creces el tiempo que ISEM ha robado a vuestros familiares, se merecen atención y dedicación por haber compartido con vosotros horas de estudio y nervios… Muchos de ellos, seguro que se sorprenden y cuestionan sobre la capacidad de la moda para estar presente en todas nuestras vidas.

Sin embargo, alumnos, familiares, recuerden: no hay duda de que, con la moda, nos acercamos a la esencia de lo que somos y de lo que queremos ser. Muchas gracias.