23 febrero, 2012

RETHINKING FASHION

* Fernanda Parias nos envía su crónica desde Nueva York.

Bandera en Parsons
Acabamos de apagar los focos de la Semana de la Moda de Nueva York 2012 y nos invitan a Parsons School of Fashion a un panel con jóvenes diseñadores y empresarios de moda involucrados en hacer una moda más sostenible y ecológica. Lo primero que vemos al subir las escaleras de Parsons, situada en 560 7th Avenue, es una enorme bandera Americana que, en lugar de las cincuenta estrellas, tiene escrita en enormes letras la palabara THINK. Es una forma más de invitar a los estudiantes a no parar de pensar, innovar, crear, estudiar… Y lo consigen, porque en cada esquina ves improvisadas reuniones de trabajo o estudiantes con el ordenador en una mano y algo para cenar en la otra, ya que la noche se presenta larga.

Más de un centenar de jóvenes diseñadores están reunidos en el Fashion Auditorium para asistir al panel Rethinking Fashion: Design Responsibility, organizado el profesor James Mendolia, Director de Fashion Marketing en Parsons. A pesar de tratarse de un hot topic, la realidad es que Parsons lleva ya años dedicando esfuerzos y tiempo a innovar y replantearse los procesos actuales de diseño y nuevas posibilidades de tejidos.

Recuerdo la primera vez que visitamos Parsons, cómo el profesor Mendolia nos mostraban con gran orgullo un nuevo tejido, realizado con popcorns, que estaban utilizando los estudiantes para sus nuevos diseños. El problema fue que esa tela se les derretía en las manos y no pudieron terminar la colección.  Sin embargo, los obstáculos en Parsons se consideran una motivación más para seguir trabajando codo con codo con diseñadores y empresas que están utilizando high technology para lograr tejidos realizados de una forma ecológica y sostenible, de principio a fin. A nadie sorprende ya que las camisetas que nos venden como de lo más natural por ser 100% algodón, pueden contener unos procentajes muy altos de insecticidas y químicos perjudiciales para el medio ambiente y la salud. Los profesionales descubren nuevos materiales procedentes de otras fuentes vegetales o animales. Nos cuentan como los más recientes un tejido realizado a base de leche o una tela vaquera que purifica el aire.

Son muchos los avances (como el ahorro de energía y agua en el proceso) y los obstáculos (alto coste del precio final del producto; mucha falta de información en la cadena de retail y en el consumidor) que se van encontrando por el camino. Destacan que aún hay mucho desconocimiento por parte de las empresas y consumidores y citan como ejemplo que en la última edición de Premiere Vision, en París, se exhibe en un espacio “Green” aparte la oferta de tejidos ecológicos y sostenibles cuando, en opinión de los expertos, esto debería ser un valor más para el cliente y para cualquier empresa del sector.

La comunicación en este sentido es otro de los retos principales que se encuentran, ya que quizás habría que empezar por definir qué se entiende por “sostenible”. Más allá de aprovechar un  término de moda, lo que Parsons está tratando de lograr es que las nuevas y futuras generaciones de diseñadores realicen su trabajo garantizando una mayor calidad de vida para todas las personas, en el presente y para las generaciones futuras. Para ello, el desarrollo tiene que tener en cuenta tres factores: el desarollo económico; la protección del medio ambiente y la responsabilidad social.
Colin y Livia Firth

En los últimos años, los medios de comunicación se han ido haciendo eco de los resultados de estos procesos y la prensa sigue muy de cerca los modelos presentados por los diseñadores internacionales en la Green Carpet Challenge, la iniciativa creada por la productora italiana, Livia Firth, casada con el oscarizado Colin Firth, protagonista del “Discurso del Rey”, para promover una moda más ética y responsable en los diseños que lucen de las actrices en la alfombra roja de Hollywood.

En la Green Carpet 2012, Livia Firth lució un espectacular vestido negro, obra de Giorgio Armani, que está ya considerado un icono por ser el primer diseño sostenible del diseñador realizado con botellas de plástico recicladas procedentes de Newlife.

En esa línea, algunas de las empresas punteras en investigación y producción de moda sostenible, como C.L.A.S.S.; Newlife Filature Miroglio Group; WHITE Group, Yooxygen y Americas, Stylus, auguraron un posible futuro con mejores prácticas empresariales en beneficio de todos.

Fernanda Parias