24 junio, 2015

Graduación de la XII promoción del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda

- Le lección magistral corrió a cargo de Javier Alonso, director de Recursos Humanos de Loewe

El 20 de junio de 2015 se graduaron los 43 alumnos de la XII promoción del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda (MEDEM) de ISEM Fashion Business School. El acto tuvo lugar en la sede madrileña del IESE Business School y estuvo presidido por Pilar Lostao, vicerrectora de Relaciones Internacionales de la Universidad de Navarra, quien destacó la “importante labor de ISEM para impulsar la profesionalización del sector de la moda”; y por Javier Alonso, director de Recursos Humanos de Loewe, quien impartió la lección magistral.


Un momento de la lección magistral
“En el camino del desarrollo profesional, no llega más arriba y se mantiene el más inteligente; esta es condición necesaria, pero no suficiente. A ello se debe añadir constancia, perseverancia y capacidad de adaptación. Sobre todo -y como dice un refrán marinero-, tened presente que no sopla el viento para el que no sabe hacia dónde va”, dijo Javier Alonso a los alumnos.

Asimismo Vanessa Garrido, delegada, habló en nombre de toda la promoción. En su intervención agradeció a los profesores y al equipo de ISEM su dedicación y esfuerzo, y subrayó las siguientes ideas: “Hoy nos sentimos agradecidos y afortunados. En un tiempo en el que la sociedad está cada vez más fragmentada y los jóvenes, que somos el futuro, vemos cómo se pierden valores imprescindibles asociados a la familia, los amigos y el trabajo, nosotros, durante este curso, hemos sido un ejemplo a seguir con nuestro sacrificio, perseverancia, responsabilidad, compromiso y entrega. Y es que, compañeros, ahora más que nunca el mundo nos necesita; necesita gente que sueñe, que se apasione y que ame lo que hace”.

Foto de familia de la XII promoción del MEDEM
Por su parte, Teresa Sádaba, directora de ISEM Fashion Business School, pronunció el discurso de despedida para la XII promoción. “El gran modisto Cristóbal Balenciaga nos aporta una idea interesante: decía que él prefería el prestigio a la fama. El prestigio queda, la fama es efímera. El prestigio lo da el trabajo bien hecho, la fama se atribuye a factores a veces externos a uno mismo. En ISEM estamos convencidos de que ser auténticos en este sentido es el mejor fruto que puede dar este Máster; personas que comprendan la entidad y hondura de su trabajo, las implicaciones de sus decisiones y que se pongan al servicio de los demás”.


Tras el acto académico, alumnos, profesores y familiares compartieron un cóctel de celebración en el jardín.