15 enero, 2015

Un día en el Thyssen-Bornemisza estudiando la figura de Hubert de Givenchy

-          - Más de 70 personas se dieron cita en una jornada organizada por ISEM Fashion Business School y el museo madrileño


ISEM FashionBusiness School y el Museo-Thyssen Bornemisza organizaron la jornada “El espíritu de Givenchy”, en la que varios expertos repasaron la trayectoria artística del diseñador desde diferentes perspectivas en torno a su figura.

El evento, en el que se dieron cita más de 70 participantes, fue inaugurado por Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza, y Teresa Sádaba, directora de ISEM Fashion Business School. Ambos coincidieron en reflejar la importancia del legado de Givenchy y “la necesidad de realizar jornadas de formación relacionadas con el arte, la cultura y la moda”.

La primera sesión fue impartida por Amalia Desclazo, profesora de Cultura y moda de ISEM y encargada de la dirección de la jornada.  Durante su charla, hizo un recorrido desde la alta costura al prêt-à-porter, repasando la historia del diseñador y la de otros maestros de la moda como Worth, Paul Poiret, Schiaparelli o Christian Dior. Asimismo, disertó sobre la relación profesional entre Givenchy y Balenciaga. 

Un momento de la mesa redonda 'La moda en los museos'

La segunda conferencia corrió a cargo de Lourdes Cerrillo, profesora de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid. En su discurso, titulado ‘Hubert de Givenchy y el heroísmo de la vida moderna: le succès de la petite robe noire’, explicó el concepto de modernidad y la influencia de este en el diseñador, para quien “lo moderno estaba en el color negro”. Además, recordó algunas de las citas textuales del artista, como la siguiente: “El secreto de la elegancia es parecer uno mismo”.

A continuación, Igor Uría, conservador jefe del Museo Cristóbal Balenciaga, impartió la sesión ‘Tejidos: El olor de la seda’, en la que disertó sobre el uso de los diferentes materiales en los diseños de Givenchy, quien mostraba “una marcada preferencia por la seda”, según sus palabras.

Para finalizar la mañana, Lola Gavarrón, escritora y periodista, introdujo al público el mundo del perfume y presentó a las musas de Givenchy.

Ya por la tarde, Mariam Vizcaino, profesora del Centro Universitario Villanueva, se detuvo en las películas protagonizadas por Audrey Hepburn en las que fue vestida por Givenchy. Allí apuntó que “el diseñador encontró en la actriz la encarnación de su ideal de perfección”.

Después, Juan de Dios Orozco, director de Protocollum, explicó a los asistentes algunos códigos de indumentaria. “Es importante entender el protocolo como un conjunto de normas que facilitan las relaciones humanas”, señaló.

Cerró el día una mesa redonda moderada por Eloy Martínez de la Pera, comisario de la exposición Hubert de Givenchy. Los participantes, que debatieron sobre la moda en los museos, fueron Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza; Miguel López-Remiro, profesor de Arte y creatividad de ISEM; Rodrigo de la Fuente, subdirector del Museo del Traje; Miguel Ángel Recio, director general de Bellas Artes, Bienes Culturales y Archivos y Bibliotecas; Lorenzo Caprile, modista; y Paula Luengo, conservadora de exposiciones del Museo Thyssen-Bornemisza.