10 julio, 2013

Discurso pronunciado por las delegadas de la X Promoción del Máster de ISEM durante la Graduación

*Susana Vidal y Katia Rodríguez, delegada y subdelegada de la X Promoción del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda


Delegada y subdelegada pronunciando el discurso


Respetables autoridades académicas, estimados profesores, tutores, familias y compañeros, muchas gracias por estar hoy aquí en este momento tan especial.

Dicen que el mejor discurso de graduación lo pronunció Salvador Dalí en la Universidad de Barcelona cuando dijo: “Voy a ser tan breve, que ya he terminado”. Nosotras intentaremos ser breves, pero quizá no tanto.

Es para nosotras un honor y un placer representar a los alumnos de la X Promoción del Máster Ejecutivo en Dirección de Empresas de Moda de ISEM Fashion Business School.

Este acto marca el final de una etapa muy importante en nuestro camino. En este final compartimos una alegría, la alegría de haber conseguido la meta personal que nos propusimos hace un año.

El primer día que nos sentamos en clase, por lo menos para nosotras, la sensación fue de incertidumbre. No teníamos la certeza de haber acertado. "¿Será esto lo que realmente quiero? ¿Estaré en el lugar adecuado?", nos preguntábamos.

Fue entonces el momento de las presentaciones. Abogados, consultores, publicistas, arquitectos… Teníamos trayectorias muy distintas, pero había un factor común al que todos hicimos referencia sin miedo a la superficialidad que pudiese transmitir: “Me gusta la moda”.

Steve Jobs dijo en su famoso discurso en la Universidad de Stanford: “Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. (…) El trabajo va a llenar parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer que lo consideres un trabajo genial. La única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis”.

Mamá, papá, marido, esposa, novio, amigos… Esto es lo que hemos estado haciendo durante estos meses, buscar lo que amamos y empezar a disfrutar con lo que amamos: la moda en sus múltiples versiones.

A partir de aquí empezamos a conocer la realidad a la que nos enfrentábamos: la necesidad de los números para hacer un correcto análisis y el pavor que les teníamos en un comienzo (hoy forman parte ya de nuestra vida), la necesidad de rodearse de los mejores, los sistemas organizacionales, modelos de negocio, cómo mejorar las operaciones de una empresa, planificación de una colección, internacionalización… Un cúmulo de lecciones magistrales impartidas por un profesorado excelente. Ahora podemos decir que, como futuros gestores o líderes, ya tenemos los fundamentos para tomar los caminos correctos.

Han sido meses duros, llenos de esfuerzo, de estudio y de análisis. Meses en los que hemos descubierto nuestros límites y nuestros puntos fuertes, y en los que hemos sacado de todo ello un aprendizaje personal. Las satisfacciones que a nivel profesional podamos tener podrán ser muchas, pero creemos que ninguna puede igualarse a la alegría de la superación personal.

Haber realizado este Máster es un orgullo, un reto en lo profesional y una carta de presentación para las metas que cada uno de nosotros nos planteemos.

Estos meses nos han proporcionado una formación sólida e integral sobre una industria relevante tanto dentro como fuera de nuestras fronteras. En un escenario marcado por nuevos desafíos empresariales, con un panorama tan cambiante, hay que saber tomar decisiones, ser flexibles, estar dispuestos al cambio y al riesgo.

Coco Chanel dijo: “Se triunfa con lo que se aprende”. Nosotros, durante estos meses hemos aprendido mucho, pero nos comprometemos a seguir aprendiendo para mejorar el sector que nos apasiona.

Esta celebración es de todos. Queremos dar las gracias a quienes han contribuido y han estado a nuestro lado apoyándonos durante esta etapa de aprendizaje. Aunque nuestra graduación es un mérito personal, es de justicia reconocer el esfuerzo de todos los que nos han apoyado. 

Nada se puede hacer sin el apoyo moral, afectivo y financiero de nuestras familias. Uno de los soportes más importantes es la aceptación de la ausencia, porque durante estos meses hemos sustituido a la familia, a los amigos, novios o maridos por casos, trabajos, reuniones de equipo y llamadas telefónicas que no podían esperar. Las fechas de entrega y el análisis de los casos pasaron a ser el punto número uno en el orden del día. Ellos lo han sabido comprender y nunca nos ha faltado su apoyo. En definitiva, gracias por entender que no importa la edad ni la previa formación académica si el objetivo se persigue con pasión y motivación.

También agradecer a las instituciones con las que trabajamos y trabajaremos. Unas, porque nos dieron la flexibilidad y la comprensión para hacer este Máster; otras, porque a algunos de nosotros nos han abierto sus puertas para empezar una trayectoria profesional en este sector.

No podemos dejar de mencionar a todo el equipo de ISEM, personal docente y no docente. Personas de una calidad excepcional y sin los que esto tampoco sería posible.

Fiódor Dostoievski dijo: “¡Hay gentes a quienes damos las gracias sólo por haberse atravesado en nuestro camino!”


¡¡Muchas gracias!!