16 noviembre, 2010

ANTONIO COLINAS. EL POETA EN ISEM

Fotografía (izqda. a dcha.): Blanca Moro, Directora Académica de ISEM; Antonio Colinas, poeta; Covadonga O´Shea, Presidenta de ISEM y Fernando Aguirre, Profesor de Cultura, Empresa y Moda, de ISEM.

El poeta, narrador y traductor, Antonio Colinas, compartió, el pasado viernes, una fantástica sesión con los alumnos del Executive MBA en Empresas de Moda, dentro del curso Cultura, Empresa y Moda, dirigido por el Profesor Fernando Aguirre.

El escritor leonés, que cuenta en su trayectoria con obras emblemáticas como Sepulcro en Tarquinia, Libro de la mansedumbre o el reciente Desiertos, sorprendió al auditorio con sus reflexiones acerca de la cultura, la armonía y otras nociones.

Fernando Aguirre presentó al poeta Antonio Colinas, sirviéndose de la cita del Apocalipsis “El que estaba en el trono dijo: Todo lo hago nuevo” y dio pie al escritor que definió la creatividad como “el lenguaje de lo nuevo” que continuó definiendo la armonía como “lo bello, lo bueno: la plenitud del ser”.

El escritor también se refirió a la importancia de la contemplación, y desglosó su significado: “templarse con”-dijo-“La naturaleza es un libro abierto que sólo tenemos que leer e interpretar”.

La figura del poeta como dinamizador de la cultura también fue objeto de reflexión: “La palabra del poeta tiene una intensidad y capacidad distinta que la del escritor o la del político ha de ser nueva”.

Como colofón, el poeta nos deleitó con algunos de sus poemas, como “La noche blanca”, que recuerda los almendros en flor del valle de Santa Inés de su querida Ibiza. Y nos regaló unos últimos versos, del Poema Fe de vida:

Esperar junto a este mar en el que nacieron las ideas

sin ninguna idea. (Y así tenerlas todas.)

Ser sólo la brisa en la copa del pino grande,

el aroma del azahar, la noche de las orquídeas

en las calas olvidadas.

Leer más: http://www.antoniocolinas.com/poema05.html

Fotografía: Antonio Colinas, poeta junto a Fernando Aguirre, Profesor de Cultura, Empresa y Moda, de ISEM

Su obra ha sido reconocida, entre otros, con el Premio Nacional de la Crítica (1975), el Premio Nacional de Literatura (1982), el Premio de las Letras de Castilla y León (1999) y el Premio Internacional Carlo Betocchi (1999), concedido en Italia por su labor como estudioso de la cultura italiana, país en el que también le concedieron el Premio Nacional de Traducción.